• Home
  • Blog
  • ¿Por qué aprender una nueva lengua?

¿Por qué aprender una nueva lengua?

¿Por qué aprender una nueva lengua?

Cuando estaba en la secundaria yo ya sabía que estudiaría la Licenciatura en Lengua y Literatura Hispánica en la Universidad Nacional Autónoma de México. Sin embargo, esta futura elección que en un principio parecía ventajosa al final terminó por afectarme de manera negativa. Yo pensaba que por estudiar lo hispánico no tendría la absoluta necesidad de la lengua inglesa, que era la materia en donde tuve mayor deficiencia en mis estudios preuniversitarios.

En consecuencia, descuidé mis estudios de inglés y aunque salí con un buen nivel de la preparatoria pudo haber sido mucho mejor. Al llegar a la carrera me di cuenta que mi aún deficiente inglés es una ventaja que me permite abrir mis fronteras lingüísticas y me arrepentí de no haberlo afinado lo suficiente. En contraste, actualmente ya cursé dos años de latín y estoy en primer nivel en lengua francesa. ¿Qué me hizo cambiar de opinión para que ahora valore más que nunca la oportunidad de aprender nuevas lenguas? A continuación un par de motivos.

ÁMBITO LABORAL

Aunque desde mi perspectiva es el menos convincente, sin duda es la principal razón para muchos otros. Aprender la lengua en que se desarrolla más tu campo de estudio o de trabajo es sin duda una ventaja que a la larga traerá remuneraciones. Esto brinda oportunidades que monolingües jamás podrán obtener como viajes a los respectivos países o negociaciones directas con los hablantes nativos. Es por este motivo que se habla cada vez más chino en el mundo ya que dicho país cada vez es más importante en el mercado. En mi caso, por ejemplo, me veo en la necesidad de estudiar francés porque son varios los textos importantes tanto en literatura como en lingüística que su lengua original es el francés y, como ya he comentado antes, nada más preciso que leer un texto en su lengua original. El caso de inglés es parecido al chino, pero el inglés es una lengua que ya está en todos lados.

ACCESO A MUNDOS

acceso a contenidos en inglésSin perder el hilo de lo que se dijo en el párrafo anterior con el inglés, si algo permite el aprendizaje de nuevas lenguas es el acceso a cosas nuevas. El inglés es la segunda lengua que se lleva por excelencia por que es la que más permite el acceso a contenidos y a información.

Pensándolo con cuidado ¿de qué le sirve a un niño de cinco años llevar inglés desde esa edad? Justo le sirve para tanto en su actualidad como en su futuro pueda tener acceso a diversos contenidos. Con la lengua inglesa es posible entender millones de páginas de internet y comunicarse con una gran cantidad de angloparlantes no maternos, permite la comunicación de un mexicano y un coreano. Lo mismo sucede con lenguas como el español y el francés.

Ahora bien, alejándonos un poco de la función práctica que pudiera tener saber diversas lenguas, hay que hablar de lo que estas permiten en nuestro sistema de conocimiento. Cada una de las miles de lenguas que cohabitan configuran el mundo de manera diferente. Es decir, cada lenguaje da cuenta de como sus hablantes abstraen todo lo que los rodea y lo configuran del modo que lo entienden. Verbigracia, en ciertas lenguas árabes no está presente el verbo estar, verbo fundamental para el español y en lenguas indígenas mexicanas no se abre o se cierra la puerta de un cuarto sino que se rompe la habitación. Estos ejemplos son más que simples curiosidades. Permiten un acercamiento a la construcción de realidad de las lenguas. Saber una nueva lengua da paso a saber la concepción del mundo de sus hablantes, lo que a la larga también recaerá en una reflexión sobre la propia lengua materna y que además hará más amplia la visión del mundo.

Abrir la visión del mundo, conocer nuevas realidades y en base a esto configurar la propia, para mi esto es lo mas rentable de aprender nuevas lenguas.

Aprende un nuevo idioma inscribiéndote en uno de los cursos de inglés, español o portugués en nuestros centros de Houston y The Woodlands y abre las puertas a un nuevo mundo por descubrir