Inglés: La Lengua Mundial

La verdadera lengua mundial

Aún recuerdo que hace casi seis meses aconteció esta curiosa experiencia en la coordinación del Colegio de Letras Hispánicas de la UNAM. Mientras trabajaba en una revisión del plantel de docentes de la carrera, llegó un alumno de intercambio procedente de Corea del Sur.

Al parecer tenía dudas respecto a las materias que iba a cursar durante el semestre. En un principio, se acercó con el secretario académico, posteriormente con la coordinadora; sin embargo, su expresión denotaba duda e insatisfacción, parecía que sus preguntas se habían quedado sin resolver. Fue entonces cuando me acerque a él. Le pregunté qué era lo que necesitaba y al escucharlo hablar pude notar que su español era algo deficiente, lo que le impedía expresar sus dudas de manera precisa. Después de un rato me di cuenta que era inútil intentar ayudarlo en mí lengua nativa y opte por empezar a hablarle en inglés. Mi compañero entendió rápidamente lo que estaba sucediendo y me respondió de manera inmediata. Lo que no había sucedido en la lengua castellana se dio con una naturalidad sospechosa en inglés: la conversación pudo llevarse a cabo y gracias al idioma logré ayudar al estudiante de intercambio quien quedó muy agradecido y me dijo algo que probablemente nunca olvidaré: “Muchas gracias, en serio aprecio mucho haber encontrado a alguien que hablé inglés para resolver mis dudas”. Ahí fue que me di cuenta que el inglés va más allá del ámbito profesional, que es de utilidad en cualquier situación cotidiana y que uno nunca sabe cuándo el inglés será necesario, inclusive para un estudiante de la carrera de letras hispánicas.

Posteriormente, está experiencia me hizo cuestionarme en que ámbitos la lengua inglesa puede ser manejada, debido a que no es lo mismo hablar en inglés en un ambiente diplomático que entre estudiantes de diversos países. Después de una investigación encontré lo siguiente:

Las lenguas vehiculares son aquellas que los hablantes no nativos usan para comunicarse entre estos en un ámbito en específico y así el acto comunicativo puede realizarse (RAE). Un buen ejemplo de lo anterior es lo que me sucedió con el estudiante surcoreano, donde ambos usamos en inglés como lengua vehicular. Otro caso interesante es el del latín, lengua usada durante el imperio romano, que una vez que esta civilización termino y sus territorios fueron formando sus propias lenguas (las romances), el latín se usó como lengua vehicular para estos nuevos gobiernos, tanto en la escritura como en la oralidad, haciéndola la lengua vehicular europea de su tiempo.

Con el tiempo el término de lengua vehicular se fundió con el de lengua franca; pero, lo que las distinguía era que la lengua franca se identificaba como aquella que era producto de la interacción de hablantes de diversas lenguas que encontraban puntos comunes para entenderse y por lo tanto no tenía hablantes nativos (RAE). Algo muy parecido a lo que ahora se conoce como lenguas pidgin (como el spanglish), sin embargo, de estas sí pueden surgir hablantes nativos, pero se convertiría en lengua criolla (Diccionario de términos clave de EL).

Para dar un breve panorama de como funciona lo anterior, en la ONU o en otras organizaciones internacionales la lengua vehicular es el inglés. Lo que la convierte en una lengua diplomática. Exactamente lo mismo sucede en el ambiente de negocios, donde este idioma es el más utilizado por excelencia. Y por último, el inglés es la lengua que se usa como vehicular en ámbitos cotidianos de convivencia entre hablantes no nativos o hablantes nativos con no nativos, ya sea entre estudiantes de intercambios o en las pláticas de los guías de turistas con los visitantes.

Explicar porqué el inglés es el idioma más usado requiere la extensión de otra entrada en el blog; pero, nadie puede cuestionar que la lengua inglesa es en la actualidad la lengua del mundo.